Tal vez sea dificil que una biografía nos devele algo más que los hechos administrativos o verificables de la vida de un hombre. Podemos ubicar en el tiempo mudanzas y viajes, ciertas circunstancias; pero rara vez podremos saber los íntimos pormenores que las han determinado, ni los secretos sentimientos de los que han sido la causa. La cronología en este caso es solo el marco en el que hechos, acontecimientos y situaciones se apoyan, elásticamente, ubicándolos en el tiempo sin la pretensión de una exactitud rigurosa. Nada más incierto en la vida de las personas que los datos categóricos. Estos “apuntes biográficos” no buscan ser exhaustivos, están armados a partir de información dada a conocer en distintas publicaciones y con el aporte personal, en muchos casos, de testimonios de amigos, alumnos y familiares.
¿Tendremos así el dibujo de su vida? probablemente no, apenas un vago esbozo hecho de luces y sombras, esas sombras, y no nosotros, quizás sean las que mejor hablen de él.